Burj Khalifa, así es el rascacielos más alto del mundo

Burj Khalifa

Actualmente, el Burj Khalifa tiene el mérito de ser el rascacielos más alto del mundo. Se encuentra ubicado en Dubái (Emiratos Árabes). Y es que, desde luego que esta ciudad es un destino más que a tener en cuenta si lo que quieres contemplar son enormes construcciones humanas rodeadas de lujo. En este caso, vamos a centrarnos en este altísimo edificio de consolidada fama mundial.

Con sus 828 metros de altura, es el mayor edificio en altura construido del que se han tenido registros. Superando con creces al Taipéi 101 en Taiwán, que fuera el más alto en su momento con 508 metros y casi doblando al famoso Empire State Building de Nueva York, con 431 metros de altura en su totalidad, si se cuenta con su antena. Como curiosidad, indicar que “Burj” significa “Torre”, así que, no cabe duda que acertaron de lleno con el nombre del edificio.

Se puede afirmar sin temor que el Burj Khalifa constituye uno de los grandes retos superados de la arquitectura, ingeniería y construcción moderna. Se levantó en tan solo seis años, de 2004 a 2010 y en el proyecto participaron más de 12.000 personas de 30 nacionalidades distintas. Su construcción costó un total de 1.500 millones de dólares. El responsable de este proyecto fue Adrian Smith, un reputado arquitecto responsable de su diseño y creación, aunque es cierto que durante su construcción, el Burj Khalifa fue sujeto a muchos cambios sobre la marcha, manteniendo prácticamente hasta el final la incógnita de cuál sería la altura final del rascacielos. Uno de los temas más comentados durante su construcción.

Uno de los mayores atractivos de este rascacielos, evidentemente, son sus miradores. Tiene dos que ofrecen unas vistas inimaginables para cualquier ser humano. El primero de ellos se encuentra a 442 metros de altura, es decir, en el piso 124; mientras que, el segundo se haya en la planta 148 del edificio. Esto traducido a metros son 555 metros de altura. Este segundo mirador es el más alto del mundo. Así que, como era de esperar, subir a los miradores del Burj Khalifa es uno de los mayores reclamos y atractivos turísticos tanto del rascacielos, como de Dubái y hay que ser previsor para comprar las entradas si se quiere realizar esta experiencia.

El Burj Khalifa es desmesurado en muchos de los sentidos en los que pueda mirarse. En cuanto a construcción y materiales empleados, la cantidad alcanza cifras desmesuradas como que en sus 500 mil toneladas de peso incluye una cantidad de paneles de vidrio equivalente a la que haría falta para cubrir 17 campos de fútbol. Estos paneles en total alcanzan una suma de 26 mil. Por si eso fuera poco, cabe añadir que el peso del rascacielos alcanza aproximadamente las 500 mil toneladas, de las cuales, tan solo los cimientos de hormigón con los que está hecho abarcan 110 mil toneladas de peso. Además, todas las barras de acero que posee podrían dar un cuarto de vuelta al planeta Tierra si se pusieran en fila.

Si nos centramos en otros terrenos como el abastecimiento, las cantidades no se quedan atrás. Como por ejemplo, casi el millón de litros de agua que necesita diariamente para satisfacer las necesidades de todo el edificio. Entre algunas de sus curiosidades destaca que los ascensores internos del edificio alcanzan una velocidad de 65 kilómetros por hora.

El enorme rascacielos es visible desde 95 kilómetros de distancia, algo impensable hace unos años en el mundo de las construcciones y soporta ráfagas de viento de hasta 250 kilómetros por hora, dato muy importante dada la altura del Burj Khalifa. Está rodeado por un entorno idílico y muy cuidado, con un lago artificial a su alrededor y en las proximidades de la Fuente de Dubái, otro de los iconos de la ciudad. Por supuesto, todo lo que se puede contemplar en los aledaños del Burj Khalifa está pensado para el turismo, con multitud de bares y restaurantes, así como un centro comercial.

Sin ninguna duda, si tienes pensado visitar Dubái, no puedes dejar de incluir la mayor construcción de la historia en tu lista de lugares por visitar. Déjate sorprender y maravillar por el mayor rascacielos jamás construido: el Burj Khalifa. Toda una demostración de poder humano que, como no podía ser de otra forma, se ha instalado en Dubái, capital del lujo. Así, el Burj Khalifa es un desafío real de las construcciones mundiales y Dubái puede presumir de tenerlo entre sus atractivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.