Consejos para viajar con tu mascota en avión

Perro jugando

Perro jugando. Fuente: unsplash

Viajar con animales es una experiencia tan enriquecedora como estresante. A día de hoy, gran parte de las compañías aéreas permiten que viajen junto al dueño en la cabina del avión, siempre y cuando no superen los 8kg. Cuando superan ese peso, viajarán en bodega, dentro de un transportín homologado. Sin embargo, muchos animales presentan estados de ansiedad y estrés a la hora de volar. Para evitar la inquietud de la mascota y hacer del viaje una aventura agradable, te traemos algunas recomendaciones.

1. Planifica el viaje con antelación

Planifica con tiempo tu viaje
Planifica con tiempo tu viaje. Fuente: Pixabay

Si has decidido viajar con tu mascota, planifica con tiempo el viaje. Sobre todo si vas a salir fuera de España. De esta manera evitarás cualquier tipo de sorpresa. Ponte en contacto con las compañías aéreas y opta por la más cómoda para ambos. No olvides acudir al veterinario para poner al día su cartilla, comprobar el microchip, y comprobar que tiene puestas todas las vacunas y la desparasitación, tanto interna como externa, está en orden. Además, el profesional sanitario podrá darte algunos tips para tranquilizar a tu mascota antes de emprender el viaje.

Sin embargo, tan importante como su salud, es la reglamentación de otros países para ingresas con animales. Por eso, investiga la embajada del país de destino y estudia la normativa vigente.

2. Siempre que puedas, opta por vuelos directos y rápidos

Evita las escalas para hacer tu viaje más rápido./Fuente: Anelale Nájera en Unsplash

Los trayectos en avión pueden ser un foco de estrés para tu mascota. Para evitarlo, procurar huir de las escalas. Ten en cuenta que el factor tiempo es muy importante para los animales y, cuanto menos tiempo pasen volando, mejor. De esta manera, no pasarás por otros aeropuertos y llegaréis antes al destino.

3. Acostumbra a tu mascota al transportín

Familiariza a tu mascota con el transportín: Fuente: skeeze en Pixabay

La comodidad del animal durante el viaje es fundamental. Por eso, es obligatorio acostumbrarlo al transportín. En este sentido, elegir el tamaño ideal le facilitará mucho el viaje. No elijas uno demasiado grande porque no sentirá que es su refugio, ni tampoco muy pequeño porque se agobiaría dentro. El tamaño ideal, tal y como refleja la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, es aquel donde pueda estar sentado y ponerse de pie sin dificultad.

Aclimata su interior para que sienta que está como en casa. Esto es, incluir una cama para perros, su manta favorita o el juguete que use de manera cotidiana. Durante las semanas previas al viaje, coloca el transportín en sitios de la casa donde el animal pase más tiempo, de esta manera se familiarizará con el objeto. También puedes probar a dejarle su bol de comida dentro, para incitarle a entrar poco a poco.

Pero, sin duda, el momento más complicado se produce cuando tienen que cerrar la puerta del transportín. Por eso, de forma gradual, busca el momento en el que tu mascota se encuentre dentro del mismo relajado en su mantita y prueba a cerrarle la puerta durante unos segundos. Repite esta acción, todos los días y se acostumbrará. Eso sí, nunca utilices la caja de viaje como un lugar de reclusión o castigo, así solo lo asociará con una sensación negativa y viajar en él será prácticamente imposible.

4. No le des de comer las horas previas al viaje

Los perros puede marearse en los viajes en avión./Fuente:Humberto Santos en Unsplash

Al igual que ocurre con las personas, con las subidas y bajadas del avión, muchos animales pueden sufrir mareos y náuseas durante el viaje. Para evitarlo: no le des comida ni bebida cuatro horas antes del vuelo. Por otro lado, es vital asegurar la hidratación del animal durante el trayecto, por eso no olvides rellenar el bebedero.

5. Que haga ejercicio con antes de coger el avión

Perro jugando al aire libre
Perro jugando al aire libre. Foto: Pixabay

Este consejo ayudará a tu mascota a encarar el vuelo de forma relajada. Puedes optar por dar un paseo más largo de lo habitual o jugar con él, para que se agote y, con suerte, duerma durante todo el trayecto. La actividad física antes de despegar es tan importante como conseguir que suba al avión con la vejiga vacía. En este sentido, asegúrate que hace sus necesidades antes de embarcar.

6. Avisa a la tripulación de que tu perro va en bodega

La comunicación con la tripulación puede ser de gran ayuda./Fuente: lukasbieri en Pixabay

La Humane Society aconseja avisar a la azafata del avión de la permanencia de tu mascota en la bodega del mismo. Gracias a esta medida, la profesional de vuelo estará más pendiente.

7. Cuando llegues al destino, premia a tu mascota

Gato jugando en el suelo
Educa a tu mascota con estímulos positivos./Fuente: Pixabay

El premio es la herramienta más poderosa para reforzar los estímulos positivos del animal. De esta manera le ayudarás a ser obediente. Por eso, cuando el viaje llegue a su fin, recompénsalo con una galleta o golosina, también puedes jugar con él o sacarlo a pasear para que tome el aire.






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.