Madame Tussauds, el museo de cera más famoso

Madame Tussauds

Madame Tussauds

Los museos de cera no suelen ser una atracción turística muy relevante en una ciudad, más todavía cuando por internet circulan cantidad de imágenes de personajes famosos que distan mucho de la realidad. Sin embargo, como en casi todo, hay marcas que consiguen tener el sello de calidad, y en este caso es el Museo Madame Tussauds, el museo de cera más importante del mundo. Es difícil no viajar por el mundo y encontrarse con uno de sus museos, pues se encuentra encuatro continentes en más de 10 países diferentes.

Un poco de historia del museo

El nombre del museo debe su creadora, la artista Marie Tussaud. Esta escultora francesa nació el 1 de diciembre de 1761, participando incluso en la Revolución francesa y realizando los modelos en cera de algunas de las personas guillotinadas, como Luis XVI, Marat o Robespierre. La técnica del esculpido la aprendió del cirujano Philippe Curtius, de quien fue ama de llaves. Curtius era experto en esculpir en cera modelos anatómicos para estudiarlos, aunque poco a poco fueron grandes personajes de la historia, como Luis XV, quienes pedían sus servicios.

Madame Tussauds
El Madame Tussauds de Ámsterdam fue el segundo en abrir / Pixabay

Marie Tussaud, nacida con el nombre de Marie Grosholtz, abrió su primera exposición permanente en Londres, en Baker Street en el año 1835. Allí se expusieron algunas de las recreaciones que hizo de las víctimas de la guillotina. Por aquel entonces, la entrada era de seis peniques, cogiendo cada vez más y más relevancia incluso tras la muerte de su autora. El museo original se trasladó en el año 1884 y bajo la dirección del nieto de Marie Tussaud al edificio en el que se encuentra actualmente. En 1925, un incendió quemó por completo el museo, pudiendo recuperarse y haciéndose todavía más grande, con un cine y un restaurante.

El museo no fue ajeno a la II Guerra Mundial, y en los bombardeos de 1940 sobre la ciudad de Londres se destruyeron 352 moldes de cabeza y el cine. Pese a ello, el museo siguió hacia delante, pudiendo abrir en 1972 el segundo Madame Tussauds del mundo en la ciudad de Ámsterdam. La gran expansión llegaría en 1999, con la apertura del museo de Las Vegas, al que siguieron en los años siguientes el Nueva York, Hong Kong y otros tantos que fueron agrandando el nombre del museo. Los últimos en abrir sus puertas han sido los de Nashville, en Estados Unidos, y Delhi, en la India.

¿Merece la pena visitar el Madame Tussauds?

Madame Tussauds
Algunos modelos están muy bien realizados / Pixabay

Aunque la historia es fascinante, la gran duda está en si merece realmente la pena entrar. Viajar solo por entrar al museo es algo que únicamente piensan los aficionados acérrimos a este tipo de arte, pero lo cierto es que puede ser un plan muy acertado si queremos salir del turismo típico. Más todavía si contamos con que se puede encontrar el museo Madame Tussauds en todas estas ciudades:

América

  • Los Ángeles
  • Las Vegas
  • Nashville
  • Nueva York
  • Orlando
  • San Francisco
  • Washington D.C

Europa

  • Ámsterdam
  • Berlín
  • Blackpool
  • Estambul
  • Londres
  • Praga
  • Viena

Asia

  • Bangkok
  • Pekín
  • Chongqing
  • Nueva Delhi
  • Hong Kong
  • Shanghái
  • Singapur
  • Tokio
  • Wuhan

Oceanía

  • Sídney

A la hora de escoger uno, la respuesta es sencilla: el de Londres. No solo porque sea el original, sino también porque es el que ofrece una mayor cantidad de figuras. Hay que tener en cuenta que el museo, aunque cuenta con figuras internacionales, también hace mucho hincapié en personajes famosos locales, como de programas de televisión que pueden hacernos pensar si ha merecido la pena pagar por verlos. El precio de la entrada es de , en el caso de Londres por ejemplo, 30 libras (casi 35 euros), un precio considerable si tenemos que en cuenta que el Museo Británico, uno de los más impresionantes y fundamental para cualquier turista en la ciudad, tiene entrada gratuita.

Madame Tussauds
Otras esculturas generan más debate / Pixabay

Sin embargo, lo que ofrece el museo Madame Tussauds es completamente diferente a lo que se puede encontrar en cualquier otro museo. El tiempo recomendado para visitar el museo es de 2-3 horas, ya que son más de 400 las réplicas que hay. Lo más interesante que tiene el museo, además de poder ver el cuidado trabajo de los artistas, es el realizar fotografías sin ningún tipo de problema, siendo un original recuerdo.

El Madame Tussauds de Londres se encuentra a poco más de un minuto de la parada de metro de Baker Street, lugar obligatorio para todos aquellos que, además, quieran ver la estatua en honor de Sherlock Holmes. El horario del museo es de 9:30 a 17:30 de lunes a viernes, ampliando de 9:00 a 18:00 los sábados y domingos. Es habitual encontrar gente esperando, y dependiendo del momento tendremos que estar un buen rato en la cola. Las entradas se pueden comprar tanto en la misma taquilla como online, aunque en este caso no olvides llevarlas impresas. Si ya conoces la ciudad y has vuelto para seguir explorando, igual te interesa adquirir alguno de los bonos que ofrecen entrada para otras atracciones de la ciudad, pudiendo ahorrar un poco. El mejor combo es comprar, por 40 libras, la entrada al Madame Tussauds junto con el famoso London-Eye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.