Qué ver en Zurich en dos días

Zúrich

Zúrich

Las escapadas de fin de semana son las grandes aliadas cuando se trata de querer salir de la rutina y descubrir nuevos lugares. Aunque España tenga centenares de destinos a los que poder acudir, la cercanía con Europa y el poder llegar a prácticamente cualquier lugar en pocas horas de vuelo hace que veamos los países del continente como una escapada más que segura si se piensa en romper completamente con todo. ¿Quieres alguna idea? Hoy te recomendamos Zúrich, la ciudad más poblada de Suecia y uno de los destinos redondos para pasar dos días disfrutando de sus calles.

Aunque Zúrich sea la ciudad más poblada y una de las más conocidas de Suiza, la capital de uno de los países más ricos del mundo es Berna. Entonces, ¿por qué Zúrich es más conocida? Los orígenes de la ciudad se remontan al imperio romano, siendo en el siglo X cuando empezó a ganar importancia. Pese a ser una ciudad moderna, la ciudad mantiene todavía características de la Edad Media, como iglesias o casas importantes, pero también hay sitio para nuevas construcciones. En definitiva, Zúrich tiene mucho para hacer y mucho por ver.

Explora el casco antiguo

Zúrich
¿Cómo te imaginabas Zúrich? / Pixabay

Lo primero que se suele hacer al llegar a una ciudad es visitar el casco antiguo, y Zúrich no es una excepción. Conocido como Altstadt, palabra alemana que significa “ciudad vieja”, el casco antiguo de Zúrich es un conglomerado de cosas interesantes para ver a cada poco paso, haciendo que el tiempo aquí pase volando, pero sin perder ni un solo segundo. El mejor ejemplo de ello es la calle de Niederdorf donde los negocios locales a pie de calle son un buen atractivo para llevarnos algún recuerdo o disfrutar del verdadero chocolate suizo, al precio correspondiente, por supuesto.

En esta misma zona se encuentran la Fraumünster y la Petersckirche, las dos iglesias más antiguas de la ciudad. Sin embargo, la que capa toda la atención siempre es la Grossmünter, una catedral del siglo XII que fue muy importante en la Reforma Protestante. Aunque con admirarla desde fuera puede ser suficiente, está bien saber que se puede visitar junto con tours guiados que suben hasta lo alto de las torres, donde se encuentra una vista privilegiada de la ciudad.

Zúrich
La Grossmünter es un símbolo en la ciudad / Pixabay

Mucho menos llamativa, pero de una gran belleza, es la Biblioteca Central de Zúrich, que es a su vez la Universidad de Zúrich. Fue fundada en 1914, aunque su historia se remonta a 1259. El edificio en sí es magnífico, sacado prácticamente de un cuento. Muy cerca se encuentra el Kuntshaus, un museo de arte moderno que, de tener tiempo o ser aficionados, merece la pena detenerse para explorar sus galerías, con artistas de la talla de Warhol, Monet o Picasso, entre otros. Por último, si te has organizado bien y has tenido tiempo, siempre puedes aprovechar en alguno de los restaurantes para probar la fondue de queso, uno de los platos más internacionales del país.

Para cerrar el día, lo mejor es ir a otro de los puntos clave que mucha gente se deja en el tintero: subir al Uetliberg. Se trata de un pequeño pico cercano desde el que se ve toda la ciudad junto con los Alpes de fondo. La excursión dura bastante tiempo, por lo que es recomendable hacerla por la tarde en los meses con más horas de luz o aprovechar por la mañana. Se puede ir desde la estación principal de Zúrich.

Descubre los secretos de Zúrich

Zúrich
Hay partes de Zúrich que parecen atrapadas en el tiempo / PIixabay

El segundo día siempre suele ser el más apurado, pero siempre se puede sacar tiempo para ver todos esos pequeños detalles que se suelen dejar en una primera visita. El Jardín Chino de Zúrich es uno de esos rincones del que todo el mundo te preguntará cuando cuentes dónde has estado. Se trata de un regalo que hizo la ciudad de Kunming, a la que Zúrich ayudó a su desarrollo. Sin salirse del terreno, el Jardín Botánico de Zúrich es otro de esos rincones curiosos que uno no se plantea en su visita, pero que luego termina por sorprender.

Para terminar el día, el Museo Rietberg es otra de las joyas de la ciudad suiza. Se trata de un complejo de varios edificios históricos donde se exhiben piezas de arte de casi todos los continentes, siendo además el tercer museo más grande de Zúrich. Se encuentra dentro del Rieterpark, el parque más largo que podremos encontrar aquí. Con 70.000 metros cuadrados, este lugar está un poco apartado del centro, pero siempre se puede combinar con otro museo que no suele pasar desapercibido: el Museo de la FIFA, donde está expuesta la historia del deporte más famosos del mundo, con cartelería, información y otras curiosidades que no solo gustarán a los aficionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.