Macao, multicultura y casinos

Macao

Macao

La expansión de los países europeos tras el descubrimiento de América trajo consigo no solo la aparición de un nuevo lugar en el mapa en el lado occidental, sino también la oportunidad de seguir explorando oportunidades con los países orientales. En ello, Portugal, fue uno de los grandes protagonistas, buscando el comercio con los países asiáticos hasta asentarse en Macao, llegando a pagar a China un tributo por su presencia el territorio. Con el paso de los años, la ciudad de Macao fue creciendo, ya que era un puerto estratégico en la ruta comercial entre Malaca, Goa y Japón.

Durante muchos años, Macao fue un punto neurálgico, pero la presencia inglesa en Hong Kong fue haciendo que Macao recayese en cuanto a importancia. Sin embargo, Macao todavía mantiene mucho de aquellos años pasados, siendo un auténtico choque de culturas entre la china y la portuguesa que todavía hoy se mantiene. Aunque Macao no suele ser el primer destino que se escoge cuando se quiere visitar Asia y en particular China, esta ciudad, situada en la región de Cantón a tan solo 70 kilómetros de Hong Kong, es un auténtico paraíso difícil de encontrar en cualquier otro punto del continente asiático.

Las calles son una mezcla extraña, pareciendo que andas por las calles de Lisboa a la vez que te alumbran las luminosas fachadas de Pekín. Leer los caracteres chinos al lado de los carteles indicando las ruas (calle en portugués). Pero Macao tiene algo que la hace mucho más especial a ojos de muchos turistas nacionales e internacionales, y son sus casinos. Con más de 30 casinos abiertos, esta es la única ciudad de China donde el juego es legal, convirtiéndolo en Las Vegas del gigante asiático.

Un mundo completamente diferente

Macao
En Macao confluyen mundos muy distintos / Pixabay

El objetivo de Macao parecía querer convertirse en algo mucho mayor que la ciudad que nunca duerme del desierto de Nevada, pero el hecho es que lo ha conseguido. El origen de los juegos de azar y las apuestas se remonta a 1960, año en el que el empresario local Stanley Ho tuvo el poder para empezar a construir un monopolio local en base a los casinos. Terminado el control de la colonia, números inversores, tanto de la propia región como de fuera, comenzaron a construir su imperio allí. El primer casino extranjero se abrió en 2004, cinco años después de que Macao fuese entregada a China de forma oficial, con Sheldon Adelson abriendo el camino.

Con una población tan importante como la de China, era de esperar que el tiempo fuese poniendo a Macao por delante de Las Vegas en cuanto a volumen de dinero se refiere, y esa cifra ya está muy por encima de lo que se genera en Estados Unidos. Tanto es así que el mayor casino del mundo se encuentra en Asia, con los 51.000 metros cuadrados del Venetian Macao Casino, instaurando un nuevo récord. Aunque el juego no sea lo tuyo, merece la pena perderse una noche entre las luces de neón para observar los increíbles edificios.

Macao
Macao no tiene nada que envidiar a Las Vegas / Pixabay

Casinos como The Wynn, The Parisian Macao, el MGM Macao o el Grand Lisboa te harán viajar de golpe al mundo de Las Vegas. Cada uno de estos casinos cuenta con centenares de máquinas tragaperras y de mesas de juego donde disfrutar un rato, o simplemente con pasea es más que suficiente.

Los lugares históricos de Macao

Macao
Macao tiene algunos de los grandes tesoros del mundo / Pixabay

Sin embargo, no todo son dados, fichas y luces en Macao, y la cultura portuguesa que se quedó impregnada en cada rincón del casco antiguo sirvió para que en 2005 la UNESCO considerase el centro histórico de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad. Las ruinas de San Pablo de Macao son una de las principales paradas culturales a las que estamos obligados los viajeros, ascendiendo unas escaleras para poder ver la fachada que se mantiene en pie de la iglesia construida con la llegada de los portugueses a la ciudad, en 1565.

Tampoco puede faltarte el Largo do Senado, la plaza más importante que se puede visitar y que contrasta con la típica estampa asiática. Sin embargo, la cultura china también tiene su presencia en la ciudad, y pasar por el Templo de A-Má, el templo más antiguo de la ciudad, supone una visión al pasado anterior a la llegada de los europeos.

Macao
Las calles te harán pensar que no has salido de Europa / Pixabay

Si te has quedado con ganas de ver una iglesia completa, siempre puedes acercarte a la de Santo Domingo, en el mismo centro de la ciudad y muy cerca del Largo do Senado. Esta iglesia, construida en 1587, es de estilo barroco y tiene un grado de conservación muy bueno, sirviendo en la actualidad como Parroquia de la Catedral de la Diócesis de Macao. Si por el contrario prefieres ir sin ritmo y explorando las calles de Macao, lo mejor es que empieces por la Rua da Felicidade, el mejor exponente de lo que simboliza la ciudad de Macao.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Last Call Nozomi 39 S.L. +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.