Tramos de la Gran Muralla China

Gran Muralla China

Fuente: Pixabay

Pretender recorrer la Gran Muralla China al completo es un objetivo de locos. Necesitarías caminar durante seis años seguidos, una media de diez kilómetros al día, para conseguir atravesarla de lado a lado. Obviamente no disponemos de este tiempo y tenemos que conformarnos con visitar solo alguno de sus tramos. Por ello, es muy importante elegir bien qué parte de la Gran Muralla China vamos a visitar.

Unos pocos datos sobre la Gran Muralla China

Antes de contarte por dónde puedes iniciar tu recorrido, te vamos a dar algunos datos para que conozcas más sobre esta gran construcción. Está catalogada como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno. Y no es para manos. Se tardaron veintidós siglos en construirla y muchas personas perdieron la vida en este proyecto. Concretamente, fue entre los siglos V a.C y XVI d.C cuando las diferentes dinastías participaron en esta construcción sin precedentes. En su día, sirvió como barrera de protección contra ataques de otros reinos. Hoy en su día es su principal atractivo turístico.

La Gran Muralla China tiene un total de 21.196 kilómetros, con un ancho de 6 metros y una altura entre 7 y 10 metros.

Una obra impresionante que deberías visitar, al menos, una vez en la vida.

Gran Muralla China
Fuente: Pixabay

Qué tramo es mejor en la Gran Muralla China

Como te hemos comentado al inicio de este artículo, es prácticamente imposible visitar la Gran Muralla China al completo. O al menos lo es si pretendes hacerlo en tan solo un mes.

Por ello, lo más habitual es tomarla como un sitio turístico más para visitar en un día. Llegar bien temprano en la mañana y calcular el tiempo para salir de ella por la tarde, antes de que anochezca. Lleva mucha agua, ya que hace mucho calor, y algo de alimento si quieres, aunque suele haber zonas de restauración en las partes más concurridas. Carga con el mínimo peso posible, ponte ropa fresca, gorra y llena bien las pilas de la cámara o el móvil.

Puedes visitar la Gran Muralla China por libre o en una visita organizada. Si optas por la primera opción, apunta estos tramos y decide cuál vas a hacer.

Antes de la salida investiga bien la zona: dónde empieza y dónde acaba, el precio de las entradas, si existen tiendas o restaurantes donde poder comprar agua o comida en caso de necesidad, el horario, cómo llegar hasta allí y, sobre todo, las características del terreno, ya que hay puntos de la Gran Muralla China que, a pesar de ser espectaculares, son también muy difíciles de recorrer.

Además, antes de iniciar tu viaje, te recomendamos mirar esta guía para saber cómo tener Internet en China.

Badaling

Este es el más conocido y el preferido por los turistas ya que es el más cercano a la capital del país, Pekín, que se encuentra a tan solo 60 kilómetros. Al ser el más visitado, también es el que más se esfuerzan en conservar bien y en dotar de todas las comodidades y servicios necesarios. Por ejemplo, existe la opción de subir en teleférico si no quieres hacerlo a pie.

Esta parte fue construida en el siglo XVI y habilitada al turismo en 1957. Tiene una longitud de 7.6 kilómetros. La parte más interesante de la historia de este tramo es que fue aquí donde el emperador de Mongolia se marchó para tomar Beijing, tras lo cual comenzó la dinastía Yuan.

Entrar a este tramo cuesta 45 yuanes (unos 6 euros) y si optas por tomar el teleférico te costará otros 40 yuanes (unos 5 euros). Repartidos a través de este trozo de muralla hay restaurantes, servicios, tiendas e incluso dos hoteles. ¿Tiene algo de magia comer en un McDonald’s en la Gran Muralla China? Ninguna, pero es una opción relativamente económica.

El horario de apertura varía desde las 06.30h hasta las 19.30h, según la época del año.

Te recomendamos consultar toda su información actualizada en su página web oficial.

Gran Muralla China
Fuente: Pixabay

Mutianyu

Otro de los tramos más conocidos es el de Mutianyu. El sector de Badaling puede llegar a ser un poco agobiante por la ingente cantidad de turistas que la visitan, por eso una buena alternativa puede ser Mutianyu, también muy popular pero algo menos masificado.

Se encuentra a unos 70 kilómetros de Pekín. Fue reconstruido por la dinastía Ming entre el siglo XV, XVI y XVII, aunque su origen data en realidad del siglo VI.

Los paisajes que se pueden admirar desde aquí son preciosos, aunque debes tener en cuenta que requiere de una forma física relativamente buena debido a sus desniveles. Para los más perezosos o aquellos que quieran visitarla haciendo el mínimo esfuerzo posible, también existe un teleférico.

En Mutianyu hay 22 torres de vigilancia y la extensión total es de unos 2.5 kilómetros, por lo que podrás visitarla con mucha más tranquilidad o si dispones de poco tiempo y solo tienes una mañana o una tarde para pasar en la Gran Muralla China.

Para calcular el precio, debes tener en cuenta varios factores. La entrada vale 45 yuanes (unos 6 euros) y el shuttle bus para acercarte hasta a ella son 15 yuanes (unos 2 euros). Desde el shuttle hasta el inicio de este tramo tardarás sobre una hora caminando. Ya que el recorrido de esta sección de muralla es corto, puedes hacer este trozo andando o tomar el teleférico (120 yuanes ida y vuelta, unos 15 euros).

El horario abarca entre las 08.00h y las 17.00h, aunque varía según la temporada.

También hay diferentes servicios y puestos de comida.

Puedes mirar toda la información actualizada en su página web oficial.

Jinshanling

Los más atrevidos podéis alejaros un poco más de Pekín y a unos 120 kilómetros encontraréis una zona que no ha sufrido tanta reconstrucción como los dos tramos anteriores, por lo que tendrás la sensación de estar ante la verdadera Gran Muralla China original.

Si quieres una foto a solas, rodeado de un paisaje espectacular, este es el tramo idóneo para conseguirla. Eso sí, te recomendamos estar muy bien de forma física ya que, aunque tienes la opción de coger también el teleférico, tiene algunas partes complicadas en las que tendrás que atravesar trozos totalmente derruidos, incluso poner en práctica tus dotes de escalada.

Tiene una longitud de aproximadamente 10 kilómetros y el precio es de 65 yuanes (unos 8 euros). El horario de apertura es entre las 06.00h y las 18.00h, aunque dependiendo de la época del año se puede ver reducido. No olvides consultar la información actualizada en su página web oficial.

Gran Muralla China
Fuente: Pixabay

Shanhaiguan

Este tramo está bastante alejado de Pekín, aproximadamente a unos 300 kilómetros, pero es uno de los más curiosos ya que se encuentra junto al Océano Pacifíco. Los paisajes cambian: de ver la grandeza de los bosques chinos, pasarás a ver el horizonte del mar. Se encuentra en la provincia de Hebei y lo curioso es que, al no estar en zona montañosa, la Gran Muralla China se funde con la propia ciudad.

Hebei se ha convertido en un importante núcleo turístico y tienes varias opciones de hoteles, restaurantes, tiendas…

Históricamente, este tramo tiene más de 600 años y fue una de las posiciones militares más importantes precisamente por estar abierto al mar.

Este sector ocupa una extensión total de 26 kilómetros de longitud. Una parte muy destacada que debes visitar es la Torre de la flecha del lado este y también la Campana y la Torre de Tambor.

Es una buena opción para quienes busquen un tramo de muralla integrado en ciudad y fácil de recorrer. Apenas tiene desniveles y está muy bien conservada.

El precio es de tan solo 15 yuanes (unos 2 euros) y el horario abarca entre las 07.00 y las 05.30h, aunque en temporada baja se reduce.

Hushan

Conocido coloquialmente como la Gran Muralla de la Montaña del Tigre, el tramo que transcurre por la población de Hushan tiene unas características muy peculiares que hacen que no sea apto para todo el mundo.

Es bastante complicada de recorrer, hay zonas en las que necesitarás escalar y en total se puede tardar unas 4 horas en caminarla. La parte positiva es que sus paisajes son espectaculares y que desde aquí se divisa parte de Corea del Norte.

Se construyó durante la dinastía Ming entre el siglo XIV y el siglo XVII.

En sus inmediaciones existe un Museo para quienes deseen conocer más sobre la historia de este trozo de muralla. En general, es un trozo poco concurrido, aunque en temporada alta te puedes encontrar un mayor número de intrépidos como tú.

El precio es de 60 yuanes (unos 8 euros) y el horario de 07.00h a 17.00h, aunque de nuevo te pedimos que consultes la información oficial actualizada para estar al tanto de posibles cambios.

Gran Muralla China 5
Fuente: Pixabay

Jiayuguan

Si hemos visto un tramo muy curioso por su cercanía al mar, el de Jiayuguan nos ofrece un paisaje totalmente diferente. Se encuentra a 6 kilómetros de la ciudad con el mismo nombre y ofrece un paisaje árido, con diferentes torres de vigilancia y algunos edificios de paso muy interesantes, como el Templo de Guan Yu o la Torre de la Ópera.

La entrada cuesta 110 yuanes (unos 15 euros). Ten en cuenta que dentro de la muralla no hay bares, tan solo una tienda de regalos y servicios públicos, por lo que tendrás que llevar el agua antes de iniciar la visita. Se estima que, en condiciones normales, se tardan aproximadamente dos horas en hacer el recorrido a pie.

Excursiones a la Muralla China

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Last Call Nozomi 39 S.L. +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.