Cementerios que no te puedes perder

Cementerios que no te puedes perder

Cementerios que no te puedes perder / CRÉDITOS: Imagen de MikesPhotos en Pixabay

Suena bastante feo decirlo, pero hay cementerios que no te puedes perder. ¿Por qué querríamos visitar lugares tan tétricos como estos? Es cierto que el típico cementerio de cemento y estrechos pasillos llenos de columnas con lápidas no tiene ningún interés, pero hay otros realmente bellos, que, al margen de para qué se utilizan estos espacios, son de visita obligada. Estos son realmente los cementerios que no te puedes perder. ¡Y queremos que los conozcas! Todos los que hemos elegido están fuera de España.

Si estás de viaje por alguna de estas ciudades, como París o Londres, tal vez te interese incluirlos en tu hoja de ruta. Sin embargo, queremos pedirte máximo respeto. Evita hacer fotos a las tumbas y no armes ruido. No es un lugar para derrochar alegría o ponerte a hacer tu próximo selfie. Simplemente, disfrútalo en silencio, con el recogimiento que merecen estos lugares y deja la cámara de fotos para otra ocasión. Guárdalo en tu memoria.

Los 3 cementerios que no te puedes perder

Cementerio Pere Lachaise en París (Francia)

Cementerio Pere Lachaise de París
Cementerio Pere Lachaise de París / CRÉDITOS: Imagen de 139904 en Pixabay

En el distrito XX de París, concretamente en la rue de Repos 16, se encuentra uno de los cementerios más famosos del mundo. Su valor radica no solo en su arquitectura paisajística, también en las personalidades que están enterradas aquí. Desde Óscar Wilde hasta Chopin, pasando por Edith Piaf, Honore de Balzac o Moliere, entre otros muchos más.

El cementerio cuenta con 43 hectáreas, más de 5.000 árboles y más de 70.000 tumbas. Más de 2 millones de personas lo visitan cada año.

Como curiosidad, hay algunas tumbas que tienen su propia historia. Por ejemplo, la tumba de Óscar Wilde está llena de besos de sus fans o la de Jim Morrison tiene una reja debido a que sus seguidores llegaron a dejarle drogas a los pies de su tumba.

Curioso es también el ritual que siguen algunas de las personas que visitan la tumba de Victor Noir, un periodista al que asesinó un sobrino de Napoleón. Sobre su tumba yace una figura realista de este hombre. Se dice que si se le besa en los labios, se tocan sus pies, se le acarician sus genitales y se le deja una flor en el sombrero, la mujer que lo haga encontrará marido y disfrutará de una vida sexual plena y una gran fertilidad.

Antiguo cementerio judío de Praga (República Checa)

Antiguo Cementerio Judío de Praga
Antiguo Cementerio Judío de Praga / CRÉDITOS: Imagen de Cesarezz en Pixabay

Se encuentra en Siroka 110, en pleno barrio judío de Praga y es un lugar realmente sobrecogedor. Se utilizó desde el año 1400 hasta el 1787 para enterrar a los judíos y tal era el caos reinante en ese momento que la mayoría de las lápidas están amontonadas. No es posible saber la cantidad de judíos que yacen aquí, pero se estima que, si bien “solo” hay 12.000 lápidas, podrían haber enterrados más de 100.000 cuerpos. Iban agregando tumbas una encima de la otra y en algunas zonas podría haber hasta diez capas de tumbas.

En cada lápida se puede leer la vida de la persona, desde su nombre hasta profesión o quién era su familia.

Aquí no se llevan flores, la tradición marca llevar cartas en papel escritas a mano. Pasear por aquí es una experiencia sobrecogedora, ya que guarda la verdadera esencia de la muerte: nada de ostentosidad ni lujos, todos acabamos igual al final de la vida.

Cementerio de Highgate de Londres (Reino Unido)

Cementerio de Highgate en Londres

En Swain’s Ln Road, muy cerca de la parada de metro Archway y bastante alejado del centro de la ciudad de Londres, se levanta este cementerio, considerado uno de los cementerios que no te puedes perder por su gran belleza y las personalidades que aquí descansan.

Se considera parte del patrimonio cultural inglés, se inauguró en 1839 y aunque era el más popular de la zona, empezó a caer en decadencia. A nuestros días ha llegado muy bien conservado, aunque ahora destaca más por su valor paisajístico. Cuenta con 15 hectáreas, con zona boscosa, gran cantidad de fauna y flora y construcciones de diversos estilos, pasando desde el neogótico victoriano hasta el egipcio.

Aquí se pueden visitar las tumbas de personajes como Karl Marx, George Michael o Freud. Como curiosidad, a mediados del siglo XX comenzó a circular una leyenda en la que se decía que un vampiro vivía aquí. No se pudo demostrar nada, pero hoy en día continúa esta leyenda y muchos curiosos merodean por la zona tratando de dar cazar al famoso vampiro del cementerio de Highgate.

Si se quiere conocer bien este lugar, merece la pena dedicarle varias horas, ya que debido a su extensión y sus diferentes zonas requiere una visita larga para poder pasear entre las construcciones más destacadas, observar cómo la flora se mezcla con la muerte y buscar la tumba de las personas más influyentes. La más visitada es, por supuesto, la de Karl Marx.