Las piscinas naturales más bonitas del mundo

una de las piscinas naturales más bonitas del mundo

Existen muchas piscinas naturales en el mundo / PIXABAY

Si te apetece pasar las vacaciones de relax, bañándote y disfrutando de la naturaleza, seguro que te gusta saber que existen más opciones además del clásico playa o piscina de hotel. Las piscinas naturales más bonitas del mundo no tienen nada que envidiarle a la mejor playa que hayas visitado y te permitirá disfrutar de tus vacaciones en un lugar paradisíaco, refrescante y relajante.

En España tenemos muchas, pero también fuera de nuestro país existen entornos idílicos donde descubrir algunas de las piscinas naturales más bonitas del mundo.

Un tipo de turismo que, por fortuna, sigue sin estar masificado y que te va a permitir enamorarte de la vida.

Piscinas naturales más bonitas de España

En España tenemos una riqueza paisajística maravillosa. Si nuestras playas son el mayor reclamo turístico del país (con permiso de los puntos culturales como Granada, Madrid o Sevilla, entre otros), la naturaleza también tiene su papel protagonista si sabemos buscar entornos idílicos como estos que te vamos a comentar a continuación.

Entre las piscinas naturales más bonitas de España, en los puestos preferentes aparecen las siguientes.

grutas con piscinas naturales
Las piscinas naturales pueden aparecer en forma de cueva / PIXABAY

La Garganta de los Infiernos, en Cáceres, es una reserva natural con cascadas, saltos de agua y 13 piscinas naturales formadas por la erosión que el paso del tiempo y las aguas de los ríos han formado en el granito. Para contemplar una visita diez, no puedes perderte los paisajes del valle del Jerte.

Si hay un lugar en España que destaca por sus maravillosos paisajes ese es el norte y más concretamente ahora te recomendamos viajar hasta las Termas de Ourense, donde se encuentra un circuito termal natural al aire libre. Cuenta con una extensión de cuatro kilómetros y, a pesar de que en esta región suele hacer bastante frío, algunas de las pozas que puedes visitar cuentan con agua que sale del interior de la tierra y cuya temperatura asciende a más de 60 grados. No recomendable para aquellos que tengan problemas de tensión, pero para el resto, es una experiencia inigualable.

En el otro extremo del país, las Islas Canarias ofrecen también una oferta paisajística sin igual. Si vas en busca de piscinas naturales, en Lanzarote se encuentra la de Los Charcones, un conjunto de estas con aguas de diferentes colores, junto al mar, conformando así un paisaje precioso, relajante y natural. Además, la ventaja respecto a las que hemos mencionado anteriormente es que en Lanzarote el clima es mucho más agradable para bañarse al aire libre que el de Galicia o Extremadura, en cualquier época del año.

Mejores piscinas del mundo

Fuera de nuestra geografía también hay una inmensa variedad de zonas naturales con piscinas en las que te puedes bañar. Sigue siempre las indicaciones de seguridad ya que existen algunos casos en los que el índice de peligrosidad es bastante alto y no merece la pena que te juegues la vida por la espectacularidad del lugar.

Parque Ecoarqueológico de Ik Kil
Cenote azul sagrado del Parque Ecoarqueológico de Ik Kil / PIXABAY

Para los amantes del riesgo y la adrenalina, en Zambia se encuentran las conocidas como piscinas del diablo. Se llaman así debido precisamente a su peligrosidad y es que, además de estar entre los paisajes naturales más bonitos del mundo, también son unos de los que más riesgo suponen. De hecho, solo puedes bañarte en estas aguas en los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre, cuando el río está bajo. Se encuentran junto a las cataratas Victoria.

Si quieres un baño mucho más tranquilo, el Crater Lake de Estados Unidos es probablemente una de las piscinas naturales más espectaculares del mundo. Se dice que aquí podrás ver el agua más pura del planeta, con un tono azul transparente que no necesita filtros. Tiene 600 metros de profundidad y un diámetro de 9 kilómetros, por lo que, además de espectacular, es majestuosamente grande y no sufre de masificaciones. Se localiza en el Parque Nacional de Crater Lake, en el estado de Oregon.

Por último, no podemos olvidarnos de los cenotes de México, piscinas naturales muy populares que se pueden encontrar en diferentes puntos del país. Una de las más conocidas y bonitas es la del cenote azul sagrado del Parque Ecoarqueológico de Ik Kil. Está muy cerca del Chichén Itza, por lo que, como desventaja, ten en cuenta que encontrarás bastante flujo de visitantes. Paisajísticamente es un lugar que merece mucho la pena. Es un pozo al que puedes acceder hasta la piscina que forma con las cascadas y el agua de la lluvia e incluso bañarte en él. No tiene un gran tamaño, pero en su interior el color azul del agua contrasta con el verde de la exuberante vegetación y merece mucho la pena visitarlo.